FANDOM


Randolph Allen es un superviviente de Dead Rising 2 y Dead Rising 2: Off the Record. Aparece en la misión Apreciación del arte en el Palisades Mall durante la tarde del tercer día en The Cleroux Collection, llorando desesperado porque nadie quería comprarle la obra de su vida.

AparienciaEditar

Randolph es un joven hombre que está a finales de sus veintes, su piel es clara y de físico delgado, posee vello facial que cubre parte de su barbilla. De vestimenta lleva una gran camisa blanca con líneas verticales negras en toda la prenda mientras lleva otra camisa por debajo, siendo esta igualmente blanca, pantalones y zapatos negros, además de llevar una boina en su cabeza negra cubriendo su cabello del mismo color. Como accesorio tiene anteojos.

Personalidad Editar

Su personalidad es el de un hombre muy frágil y sentimental, tiene miedo al fracaso y al rechazo cuando muestra sus proyectos. Como hobby tiene la pintura, la habilidad de crear cómicos y atractivos paisajes en cuadros de contexto infantil. Tiene como objetivo ganar $3000 dólares pues, considera que su única pintura que hizo durante casi toda su vida vale ese precio.

Es alguien que por obviedad necesita de una mano amiga que pueda ayudarlo, en su caso subirle el ánimo apoyándolo, logrando que éste cumpla sus metas. Se verá bastante fiel y contento con Chuck Greene después de que el motociclista comprara el trabajo del artista en desgracia.

Apreciación del arteEditar

Randolph Allen había llegado a la gran Fortune City para exponer al mundo su talento: La creación de llamativas obras de arte. Llevó con total entusiasmo a la ciudad una pintura de tonos naranjas y marrones, de algún modo tenía el presentimiento de que el precio por el que tanto luchó al crear su primer trabajo se haría realidad, que el mayor de sus sueños podrían cumplirse, sin embargo ocurrió todo lo contrario.

Con horror vio cómo los zombis llegaban y mataban gente, se la comían en frente suyo. Allen cayó en un episodio de depresión profundo, no solamente por el hecho de ver cómo todo lo que conoció se moría y las vidas que se perdían, tenía miedo a otras cosas más que a la muerte.

Luchó por su vida, atravesó hordas de zombis y se ocultó para evitar fallecer. Se dirigió al Palisades Mall y, con lágrimas en los ojos colgó su cuadro en una sala de exposiciones, comenzando a llorar sabiendo que de nada servía seguir vivo, que en cualquier momento sería inminente un rotundo fracaso, ideas bizarras comenzaron a fluir en Allen.

Stacey Forsythe observó lo que sucedía con el artista, llamando a Chuck Greene para que investigara lo que estaba ocurriendo en ese momento. Greene al llegar entabló una conversación con Randolph, mismo que no paraba de llorar y contar sus desgracias. Le pidió como favor a un desconocido que le comprara la pintura, que solamente iba a pedir eso y nada más, Allen le suplicó al motociclista llevarse la pintura ya que era algo por lo que había luchado bastante.

Por lástima su deseo fue cumplido, siendo llevado a la zona segura tras una dura escolta.

Destino Editar

Más tarde Randolph fue sacado de la gran Fortune City cuando una serie de helicópteros llegaron al refugio, sacando a todos los supervivientes horas antes de que la ciudad fuese bombardeada y sus alrededores destruidos en su totalidad.

NotasEditar

  • Su cuadro es imperativo para conseguir el total de los 11 regalos para Katey.
  • Su madre le dijo que se metiera de abogado.
  • Es de los pocos hombres a los que se les ve llorar por bastantes ocasiones, es curioso ya que no es un superviviente del tipo cobarde.